Regla de la inversa focal: de qué se trata

A veces nos encontramos con fotografías que no son perfectamente nítidas y a menudo el problema se debe al movimiento generado por las “vibraciones de la cámara”.

Para entender cómo resolver este problema, en este artículo profundizaremos la Regla de la Inversa Focal (o Ley de Reciprocidad), base fundamental para el estudio y la práctica de la fotografía, que siempre es útil en todas las situaciones en las que no tenemos un trípode.

¿Qué es la Regla de la Inversa Focal?

De acuerdo con esta regla, al tomar una foto, se debe utilizar una velocidad de obturación mínima equivalente a la distancia focal establecida, para evitar el riesgo de «desenfoque de movimiento» debido a vibraciones e imágenes poco claras.

Se describe a través de una simple fórmula matemática:

Velocidad de obturación = 1 / (Distancia focal)

¿Cuándo se debe usar?

Siempre. Esto se aplica a cualquier situación en la que no se utilice un trípode, especialmente cuando se usan largas distancias focales.

Veamos un ejemplo práctico:

Si utilizas una distancia focal de 30 mm, la velocidad de obturación mínima a ajustar será de 1/30 s; con una distancia focal de 100 mm, la velocidad de obturación mínima para obtener una imagen nítida será de 1/100 s.

La velocidad de obturación mínima debe ser igual y nunca inferior a la longitud focal.

En el ejemplo de abajo tomé dos fotos sin trípode de la misma distancia y longitud focal (70mm) con un sensor Full Frame. En la primera utilicé una velocidad de obturación de 1/10 s y en la segunda una de 1/80 s. 

Como pueden ver, la figura en la primera foto es borrosa comparada con la segunda. Esto se debe a una velocidad de obturación inadecuada. Aplicando la Regla de la Invera Focal, con 1/80 s, me aseguré de obtener un resultado nítido. 

reciprocal rule

¿Cómo se relaciona con el Factor de Recorte?

Para aplicar correctamente la Regla de la Inversa Focal hay que tener en cuenta el tamaño del sensor, de hecho lo dicho hasta ahora es válido en los sensores Full Frame. En el caso de sensores más pequeños, como el APS-C, tendrás que aplicar el factor de recorte a la fórmula.

Si queres profundizar en el tema de los sensores y el factor de recorte echa un vistazo a este artículo que escribí antes de continuar la lectura.

La regla actualizada será entonces:

Velocidad de obturación = 1 / (Distancia focal x Factor de recorte del sensor)

Volviendo al ejemplo práctico anterior:

Aplicando un factor de recorte de 1.5 a una distancia focal de 30 mm obtendrás 1/45 (igual a 0,2222 segundos). A 100mm, obtendrás 1/150 (unos 0,006666 segundos).

Por lo tanto, es evidente que la velocidad de obturación mínima de utilizar con sensores más pequeños que los Full Frame será mayor (más rápida).

Una nota sobre el estabilizador de imagen:

Si tu lente o cámara tiene esta tecnología, puedes reducir la velocidad de obturación a números inferiores a los que sugiere la «Regla de la Inversa Focal». En cualquier caso, es siempre bueno tenerla en cuenta.

¿Algún otro consejo para evitar el movimiento debido a las vibraciones de la cámara?

Echa un vistazo a este artículo sobre los 8 aspectos a tener en cuenta para obtener imágenes nítidas. En los puntos 2, 4, 5 y 7 encontrarás otras sugerencias para evitar este tipo de problema.

Espero que el artículo te resulte útil y que esta regla le acompañe siempre en tu viaje en fotografía. Si tenes alguna duda o comentario al respecto podes escribirme en el espacio debajo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

2 comentarios en “Regla de la inversa focal: de qué se trata”

Deja un comentario